MUEVE TU ENERGÍA

Habíamos hablado en el artículo anterior, sobre la transformación de nuestra cultura alimenticia, que el cuerpo tiene tres funciones básicas para su funcionamiento: moverse, alimentarse y dormir. Estas tres acciones, como bien lo habíamos indicado, son interdependientes entre ellas y, por consiguiente, esta debe ser la manera como nosotros tenemos que observar nuestro cuerpo.

En el presente artículo nos vamos a centrar en el movimiento del cuerpo. Cuando mencionamos el cuerpo en esta primera instancia, hay que tener en cuenta que esto incluye el cerebro y, por ende, la mente. Es así, entonces, que el movimiento del cuerpo, ya sea a través del ejercicio físico y/o mental, debe tener una fuente de equilibrio. La pregunta que nos surgiría aquí seria: ¿Qué significa mantener el movimiento del cuerpo en equilibrio? ¿Qué es lo que podríamos hacer para que el cuerpo mantenga su energía vital en optimas condiciones gracias al movimiento del cuerpo?

Para responder estas preguntas es necesario comprender nuestra biología: los seres humanos tenemos la misma constitución biológica, no obstante, su funcionamiento y uso no son iguales presentando respuestas diferentes frente a un movimiento determinado. Esto quiere decir, para ciertos humanos, hacer ciertos tipos de ejercicios físicos, como pesas o trotar sobre el pavimento, no son apropiados a causa de su constitución biológica (rodillas sensibles o musculatura no apta para ciertos tipos de levantamiento de peso). Por lo tanto, conocer qué es lo que sirve para mantener el cuerpo sano es fundamental, sobre todo en este periodo de cuarentena – el mejor momento para explorar realmente el cuerpo en todas sus dimensiones –. Por consiguiente, daremos una serie de consejos que le podrían servir para dicha exploración:

  • Ejercicio físico: debido a que estamos buscando un balance en nuestro cuerpo, donde nuestra energía fluya con mayor libertad, la recomendación es hacer por lo menos 3 días a la semana ejercicios cardiovasculares. Así, en estos tiempos de cuarentena, podemos apoyarnos con nuestras clases de Hot yoga (sin el calor del estudio, mas con ropa cómoda puesta, ella viene sin problema), donde el cuerpo no solo se estira, sino que también aprovecha para eliminar toxinas a través del sudor – objetivo principal de los ejercicios cardiovasculares –. No obstante, podemos combinar el yoga con otro tipo de ejercicios donde existan combinaciones de movimiento como abdominales o flexiones, entre otros (nuestra variedad de clases online y los diferentes estilos de Yoga que manejamos nos ayudan en este tema). Levantar nuestro propio peso es más sano e inteligente que la acumulación de peso, puesto que ésta última atrofia nuestros músculos. 
  • Estirar el cuerpo: esta es una acción primordial dentro del movimiento del cuerpo, ya que nos permite ganar flexibilidad (física y mental) haciendo que la energía pueda tener aún más fluidez, gracias al ejercicio cardiovascular y de fuerza hecho anteriormente. De hecho, el cuerpo está cubierto por una membrana conectiva llamada la “fascia”, la cual da la forma al cuerpo y, además, mantiene conectado toda la estructura de este último. Esta membrana ayuda a las células a regenerarse, y adicionalmente, está en constante construcción – es parecida a una telaraña –, pues su función es proteger todo el sistema (de golpes y hasta de emociones).

Para desarrollar un buen ejercicio de estiramiento – si es posible todos los días y cuando el cuerpo nos lo pida (un gran momento para aprender a escuchar nuestro cuerpo): por ejemplo, los bebés están en constante estiramiento, algo que el cuerpo adulto pierde debido a sus rutinas y que, con una observación libre, nos daremos cuenta de que el cuerpo nos exige estirarnos después de permanecer cierto tiempo en una misma posición, ya sea sentados o parados) –. Nuestra recomendación entonces es el Yin yoga, donde se hacen muy pocas posturas en una sesión, no obstante, con estiramientos entre 3 a 5 minutos entre cada postura, permitiendo que nuestro cuerpo pueda tener una mayor conexión, una mejor postura y posición de la estructura garantizando un buen estiramiento de la “fascia” expulsando la energía que no sirve para darle paso a una mucho más fresca y renovada.

  • Ejercicio mental: Ya tenemos claro que hacer ejercicio físico y estirar el cuerpo es vital para mantener la salud en buenas condiciones. No obstante, la mente también necesita de sus ejercicios, puesto que hace parte del cuerpo (algo que nuestra cultura occidental no ha podido entender y captar). ¿Qué es ejercitar la mente? Simplemente es encontrar un orden en ella: esto quiere decir que tenemos que entender los momentos en los cuales pensar es necesario para nuestra vida – hablar, escribir, manejar, trabajar, crear, etc. – y los momentos en los cuales se tiene que estar en silencio – donde no haya movimiento cerebral –.

Pasamos la mayoría de nuestro tiempo pensando: trabajando, leyendo, hablando, escribiendo, analizando, etc. Todo esto es sano hasta un punto, pues en tiempos de cuarentena nos hemos visto casi en la obligación de mantener la mente ocupada en algo y todo el tiempo. Por consiguiente, una mente ocupada es una mente que no tiene reposo y podría ser la causa de cualquier enfermedad: estrés, angustia, depresión, ansiedad, entre otras aún más graves. Así, la recomendación es: al principio (para activar el cerebro) o al final (para reposar el cerebro) de nuestras jornadas de teletrabajo (si las tienes), nos demos el tiempo suficiente para hacer nada entrando en silencio, investigándonos para conocernos más a profundidad, dándonos cuenta de nuestra realidad – David Bohm, un físico cuántico la definió como todo aquello que pasa en nuestra actualidad física y mental –. Para ello, recomendamos hacer ejercicios de respiración: donde el cerebro recupere todo el oxígeno utilizado por su movimiento, aumentando así su energía vital, ayudando de esta manera a que el cerebro tenga sus espacios de reposo donde no exista ningún movimiento: algo primordial para evitar enfermedades mentales.

En conclusión, hemos visto a lo largo del artículo como el movimiento del cuerpo ayuda a que la energía de él mismo pueda encontrar una mayor fluidez. Por consiguiente, los beneficios que encontrarán gracias a este equilibrio serán de gran aporte para nuestra salud, ya que, si nosotros cuidamos del cuerpo, él lo hará también y de manera orgánica por nosotros.

 

http://www.evolationyogacolombia.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s